Las cooperativas >>

Estas cooperativas crean la federación de cooperativas que se llama Las Mujeres de Maíz en Resistencia

 

Grupo 10 de abril municipio de Altamirano Chiapas.

Somos mujeres indígenas Tzeltales. Hace cinco años empezamos a a trabajar en colectivo con cuatro mujeres, nos dimos cuenta que tenemos derecho a la participación . Nos organizamos para ver como apoyamos a nuestra familia, porque vivimos la mayoría en extrema pobreza. Decidimos trabajar la artesanía, tomamos acuerdos entre todas buscando apoyarnos y repartiendo el trabajo por igual, todas con ánimos de aprender y dispuestas a salir adelante. Invitamos a más mujeres que viven en la misma situación para así tomar más fuerza y soportar las críticas que nos dan las personas que no les gusta el trabajo colectivo. Después nos dimos cuenta que no era fácil, empezamos a tener problemas, porque hay mujeres que no saben costurar ni trazar y a otras no las dejaban salir sus esposos, aun así nos mantuvimos unidas. Empezamos a tener talleres de corte y confección algunas de nosotras, compartimos con las demás compañeras lo que vamos aprendiendo por que así es el trabajo colectivo. Ahora somos 10 mujeres que nos apoyamos y estamos mejorando la calidad de nuestra artesanía y buscando un mercado justo , para tener una vida más digna nosotras y nuestras familias.

 

Grupo Ixim Nichim Municipio de Yajalón

Nuestro grupo comenzó en 1999. Somos mujeres que trabajamos en colectivo del municipio de Yajalón, Chiapas. El grupo se llama Ixim Nichim. Y estamos en la Sociedad cooperativa de Mujeres de Maíz en Resistencia. Nos dimos cuenta que como mujeres tenemos derechos y pensamos como podemos salir adelante sin tener que depender de nuestros esposos y sintiéndonos casi como esclavas. Nos valoramos a nosotras mismas y reflexionamos que podemos darles una mejor educación a nuestros hijos. Para nosotras el trabajar colectivamente es juntas enseñarnos unas a otras lo que sabemos hacer y apoyar a las que no saben hacer. Somos 10 mujeres trabajando para sacar adelante a nuestros hijos y poder ir satisfaciendo nuestras necesidades. Nos ha costado mucho salir adelante. Pero el trabajo en grupo es más fácil que hacerlo una sola, pues hay críticas, falta de comunicación, falta de dinero a veces o de acuerdos en común pero a pesar de todo tenemos la ilusión de salir adelante y el animo que nos da es que estamos en la cooperativa Mujeres de Maíz en Resistencia y eso nos da fuerzas. El trabajo es pesado ya que para hacer una blusa a veces nos tardamos hasta 8 horas ya que hay que lavar, entintar, cortar, costurar y bordar. La camisa nos lleva 10 horas. Estamos organizadas con una mesa directiva. Nos reunimos cada 15 días. Repartimos el trabajo equitativamente. Reflexionar juntas lo que nos dan en los talleres en San Cristóbal. Compartimos los pedidos o ventas. Entregamos y llevamos trabajo. Actualmente nos hace falta mercado ya que, la calidad de nuestras artesanía es buena, pero es difícil poder salir a vender nosotras mismas, por la familia, y falta de recursos.

 

Grupo Nichim Antzetik de la comunidad de Taniperlas

Hace dos años cuando empezamos a organizarnos, y buscar como podíamos hacerle para salir adelante con nuestros hijos, porque en nuestra comunidad hay mucha pobreza y no nos alcanza para educar a nuestros hijos. Por eso nos empezamos a organizar en colectivo 8 mujeres, que decidimos hacer artesanía y buscar mercado para poder vender. Así nos esta ayudando Mercado Paloma y esperamos que nos sigan ayudando ya que en la comunidad es zona en donde llegan a intimidar los militares y las mujeres no podemos salir fácilmente, no tenemos muchos medios de comunicarnos en fin que la situación es difícil y en medio de todo esto estamos trabajando juntas para lograr una mejor vida, con dignidad, justicia y democracia.

 

Grupo de Las Ovejas del municipio de San Juan Chamula

Nosotras empezamos a organizar en 1998. Porque nosotras somos mujeres indígenas, somos muy pobres. Por eso comenzamos a trabajar en colectivo, para poder encontrar fuerza y poder así encontrar un poco de dinero para mantener a nuestros hijos. Por eso trabajamos juntas, unidas, y nos damos fuerza para seguir caminando siempre juntas. Somos 8 mujeres que estamos trabajando, no sabemos leer ni escribir la mayoría y no hablamos español, esos son también obstáculos para trabajar, pero a pesar de todo seguimos con nuestro esfuerzo y no vamos a dejar de trabajar en colectivo. Nuestra artesanía es de lana y de buena calidad, pero siempre nos hace falta encontrar mercado para vender nuestro trabajo. Somos 8 mujeres de la comunidad de Crucero municipio de San Juan Chamula. Comenzamos a organizarnos un 25 de junio de 1998, nos organizamos porque tenemos una vida muy pobre. Poco a poco hemos ido mejorando nuestro trabajo y haciendo nuevas artesanías por que la gente nos pedía camisas, blusas faldas, tuvimos que aprender a hacer lo que la gente quiere, ay no nos ha sido nada fácil. Hay personas que nos han ayudado para que nosotras podamos hacer nuevos diseños a de nuestras artesanías todo en colectivo , ayudándonos y apoyándonos una a otras para salir adelante todas juntas , lo que han aprendido algunas compañeras en talleres se los vienen a enseñar a las que no saben y así trabajamos todas por igual. Tomamos nuestros acuerdo despues de analizar y ver que es lo mejor para todas. Nosotras necesitamos quien nos ayude a buscar más mercado , pues para la mayoría de artesanas del estado esto es lo más dificil, por las circunstancias en que vive nuestro estado y nuestras comunidades, también por la situación en que esta la mujeres indígena. La verdad es que el dinero no nos alcanza, para cubrir las necesidades más urgentes ( casa, salud, educación comida) nosotras no queremos lujos sino solo tener una vida digna para nosotras y nuestros hijos.

 

Grupo Nichim Jolobil de la Comunidad Zinacantán

Es una organización que se fundo en 1985 con mujeres artesanas para trabajar organizadas. En ese entonces eran 150 mujeres para trabajar y tuvieron mucho apoyo, pero el representante del grupo les robo los créditos muy fuertes que habían conseguido las mujeres para trabajar. Se volvieron a juntar de nuevo para seguir trabajando y así lograron que nos les afectara el robo y siguieron trabajando en el año 1998 obtuvieron un apoyo de 10 maquinas industriales pero ese año ya tenían otro representante que estuvo organizando a las mujeres. Ellos son hombres no dejan participar a las mujeres de la mesa directiva, un día ellos ya no se entendían , se empezaron a pelear por las maquinas que estaban en la casa del representante de la organización. Un día los demás representantes de la mesa directiva fueron a sacar las maquinas de la casa y los robaron, a los pocos días las vendieron a muy bajo precio y las mujeres se enojaron mucho y se dividió el grupo. Hasta el 2000 que se empezó a trabajar de nuevo con el programa de ahorro y crédito con los de Foro. Y las mujeres ya no estuvieron bien organizadas, ahora solo funciona con las mujeres que tienen la necesidad de trabajar y vender sus artesanías. Enseñamos a las mujeres que trabajan mejor y se apoyan unas a otras y que las mismas mujeres tengan ánimo de aprender y en cada reunión que hacemos, platicamos y escuchamos unas con otras, tomamos en cuenta su participación y su deseo de capacidad de trabajar juntas y aprender de las otras, que tengan el interés de trabajar por las otras, que haya un acuerdo entre ellas y que opinen y que tengan fuerza de levantarse para crecer más.En 2002 se integran a mujeres de Maíz lo que les a ayudado mucho a formarse y aprender nuevas cosas así como a crecer y a encontrar otros mercados.

 

Grupo de las Abejas de la Comunidad de Los Chorros Chenalhó

Nosotras como mujeres de la organización Sociedad Civil Las Abejas de la colonia Miguel Utrilla Los chorros municipio de Chenalhó, Chiapas. Fuimos desplazadas en 1997 de muchas comunidades de nuestro lugares de origen. Se denunció conforme a derechos nuestras causa ante las autoridades y paramilitares . Por eso fue que nosotras empezamos a organizarnos el 3 de mayo de 1998 a trabajar la artesanía como colectivo, resistiendo en medio de nuestro sufrimientos. Por eso es importante que luchemos juntos y unidos todos los pueblos indígenas. Aunque retornamos a nuestra comunidad en 2001 todavía no encontramos justicia de nuestro pueblo San Pedro Chenalhó. Nosotras como mujeres indígenas Las Abejas no hemos dejado de trabajar nuestra artesanía, queremos encontrar mercados justos. Para ir mejorando la vida que tenemos y poder darles una vida más digna en el futuro a nuestros hijos. Somos mujeres que estamos trabajando en un colectivo y vamos a seguir trabajando en la artesanía para salir a delante. Desde hace cinco años participamos en como en el trabajo colectivo de Mujeres de Maíz en Resistencia, asistiendo a los talleres de capacitación y formación, en donde hemos aprendido nuevos diseños, algo de cómo combinar los colores y otras muchas cosas más. Estamos unidas , apoyándonos unas a otras para poder salir adelante como mujeres que buscamos otras formas de vivir de manera digna y justa. La artesanía que hacemos son el SÍMBOLO de nuestra CULTURA indígena de Chiapas. Hemos resistido también las críticas de la gente de la comunidad que no entiende y no quiere el trabajo de la mujer y menos en colectivo. Los celos del esposo que a beses no nos dejan salir y solo la fuerza del colectivo nos a ayudado para ir resolviendo los diferentes problemas que hemos tenido. Ahora necesitamos mercados justos y solidarios que valoren nuestro trabajo y nos apoyen en la venta para poder seguir adelante en este trabajo colectivo.